Receta: Pollo con leche de coco y lima

Pollo con leche de coco y lima

Aunque cocinar con la leche de coco es relativamente nuevo aquí, tenemos una amplia oferta de recetas que nos vienen de diferentes culturas culinarias. A mí personalmente me encanta su sabor, pero no suelo cocinar con la leche de coco. Hoy he decidido presentar una receta muy sencilla y seguramente muy diferente de lo que acostumbramos a hacer cuando hacemos un pollo al horno. Esta receta de pollo con leche de coco tiene como otro ingrediente básico la lima. La mezcla de sabores es suave y el pollo queda muy jugoso y tierno.
receta de pollo con limon

Ingredientes para hacer el pollo con leche de coco y lima:

Para 4 personas, aunque todo depende del tamaño de vuestro pollo…

1 pollo entero |  1 lata de leche de coco | 3 dientes de ajo | 2 limas | 1kg de patatas pequeñas (las pequeñas redondas que se pueden comer la piel)  | 300gr. de guisantes congelados |  2 cucharadas de aceite de oliva | pimienta y sal

Preparación del pollo con leche de coco:

Primero, empezamos por pre-calentar nuestro horno a 180 grados. Segundo, tenemos que lavar el pollo (y secarlo bien) y las limas. Es importante lavar bien las limas porque vamos a utilizar la piel. Una vez lavadas, cortamos una de las dos limas en rodajas. Cogemos entonces el pollo y, con los dedos, intentamos desatar la piel del pollo sin romperla. La idea es poner las rodajas de la lima debajo de la piel del pollo. Una vez tenemos toda la superficie del pollo llena de la lima cortada, pasamos a salpimentar el pollo y ponemos el pollo dentro de una fuente para el horno. La fuente debe ser lo suficientemente grande como para poner el pollo, las patatas y los guisantes, puesto que todo se cocinará juntos.

Ahora pasamos a preparar la salsa con la leche de coco. En un bol, mezclar la leche de coco con 2 cucharadas de aceite de oliva, la piel de la segunda lima y su zumo.  Una vez mezclado, lo repartimos encima del pollo. Ponemos la fuente al horno durante unos 30 minutos. Mientras tanto, lavamos las patatas y en función de su tamaño, las podemos cortar en dos. Después de los 30 minutos de cocción, añadimos las patatas y los dientes de ajo pelados en la fuente con el pollo. Aprovechamos que abrimos el horno para coger con una cuchara el jugo de coco de la fuente y lo añadimos sobre el pollo. Se trata de “mojar” el pollo con su jugo. Si repetimos esta última acción varias veces durante la cocción del pollo, saldrá más tierno y menos seco. Cuando vemos que las patatas y el pollo está casi hecho, después de más o menos 1h15 de cocción, añadimos los guisantes congelados. No lo dejamos cocinar demasiado, ya que sino, se pondrán blandos (unos 10-15 minutos como máximo). 
 – Bon appétit-
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s