Croquetas de garbanzos [Faláfels], ¿te atreves?

Con esta receta viajamos hasta el subcontinente indio para hablar de una de las recetas más típicas de India, Pakistán y Oriente Medio: los faláfels. Los faláfels son croquetas de garbanzos (o habas) que, a diferencia de otros tipos de croquetas, los garbanzos no son cocidos. ¿Te atreves probarlas?

Receta croquetas de garbanzos

Es una receta original y realmente fácil de hacer. Puedes hacer muchas y después congelarlas. Para comerlas, puedes servirlas como entrante con una salsa de yogur o ponerlas dentro de un pan de pita caliente con un poco de hummus  [crema de puré garbanzos cocidos] o salsa Tahini [salsa/pasta a base de semillas de sésamo].

Para cocinar las croquetas de garbanzos, necesitarás:

250g de garbanzos secos, perejil picado, cilantro picado, 2 dientes de ajo picado, 1 cebolla pequeña (o media cebolla normal), media taza de agua, comino en polvo, canela en polvo, una cucharada de bicarbonato (puedes reemplazarlo por una mezcla de harina y levadura), pimienta & sal.

Para hacer esta receta, necesitarás también una batidora, un bolespacio en la nevera para dejar el bol y luego, una sarten y aceite para freír.

Ten en cuenta también que deberás dejar en remojo los garbanzos 12 horas antes de realizar esta receta.

Paso a paso:

Como acabo de mencionar, el primer paso es dejar los garbanzos secos en un bol lleno de agua y remojar por lo menos unas 12 horas.

Una vez este tiempo transcurrido, empezamos la receta de estas croquetas riquísimas.

El segundo paso es picar el perejil, el cilantro, el ajo y la cebolla. Ahora llega el paso difícil de la receta: ponemos todos nuestros ingredientes en un bol y batimos hasta obtener una textura fina. ¡A por ello!

Ahora que tenemos nuestra masa hecha, la vamos a dejar por lo menos 30 minutos en la nevera para que se enfríe y así facilitarnos la tarea de hacer la forma de las croquetas.

Cuando ya tenemos nuestra masa fría, es hora de hacer las croquetas de garbanzos. Para ello, puedes hacer la forma que quieras: bolas, croquetas aplastadas, alargadas, etc. Cuando las tienes hechas, puedes congelarlas y guardarlas para otro día, o calentar una sarten con aceite y freírlas.

Si te ha gustado este tipo de receta, te aconsejo mirar las croquetas de polenta. ¡Un éxito!

-Bon appétit-

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s